sábado, 23 de septiembre de 2017

Un suspiro oscuro...

Un suspiro oscuro
fluye de mis labios recién cortados.
Una golondrina roja
que agita sus alas entre mis dientes.
Cada segundo es una mariposa de piel que muere
en el cementerio de mis lunares.
Ya la luna convertida en lágrima
Resbala y araña mis mejillas.
Y hay una niña sollozando dentro de mi sangre.
Con un cadáver de cupido entre las manos.
Amor. Como me supuran los besos
que perforaron como raíces de rosas plastificadas
aquel primer verano.
Como me sangran las heridas de aquella noche
en la que las constelaciones decidieron
clavarme sus dientes de azufre rojo en las pupilas.
Y como siento el peso de la melancolía
volverse un águila de piedra oscura
que clava sus frías garras sobre mi pecho.
De aquellos labios recién cortados
fluyó un suspiro oscuro
Que me recuerda a la melodía de unos violines de ceniza.
Y al llanto de aquella mariquita
que murió momificada dentro de mi boca.
Y yo siento...
Como de mis muñecas abiertas.
De tantas veces como fueron rasgadas
por las cadenas de andrómeda.
Surge un cupido malherido
Que se arrancaba su blanca piel a tiras
con una lagrima dura.
 y con la raíz roja de aquella flor mortecina
de su propio sollozo negro.
Y como mi piel se vuelve un pequeño edén
al recordar aquella vez lejana
en la que nos amábamos sobre el borde de un cuchillo.
Pasarón nuestras sombras de largo
junto a nuestros cuerpos encadenados a sus venas.
Y solo quedo el recuerdo
De nuestro perfil sobre las arrugas del tiempo.
Y un hilo rojo que unía nuestras almas
y nuestras pupilas.

jueves, 21 de septiembre de 2017

Seísmo (lágrimas 7.1 en la escala del llanto)

Tristes corazones en racimo
Flotan en las corrientes de la tierra.
Los pájaros convertidos en fieros leones
Comen tiras de venas secas
Que surgían de las grietas de los edificios.
Las horas supurantes del mundo
son hilos de plomo que gotean sobre las manos
De los pobres.
En un montículo de pieles y calaveras
hay un niño que llora con cristales ocultos en su garganta.
Y el perfil de una niña
que duerme su sueño de temprana muerte.
agarrada a sus trenzas.
Y un perro que busca entre los escombros
su perfil color canela.
Una mejilla atravesada por las palomas.
Recuerda el dolor del cielo.
En medio de un bosque reducida a la ceniza del cemento.
crecen arboles cuyas hojas
las lágrimas oscura de la mariposa.
Y en una calle donde sollozan las palomas y los hombres
muere un ángel con los dedos recién cortados.
Bocas llenas de espuma negra
vomitan cristales y puntas de metraquilato
sobre un paisaje que agoniza
Con su alma reducida al suspiro ultimo de las piedras.
En medio de un relámpago
Un pueblo muestra sus entrañas abiertas.
Y solo queda el vació profundo
que deja la piel cuando se desprende de su agonía.
Aquella vez la tierra bramaba como un buey furioso.
Y tristes corazones en racimo flotaban
entre sus duras olas.
Como náufragos de sus propias emociones.

martes, 19 de septiembre de 2017

Destrozada mi piel...

Destrozada mi piel
de tanto cortarme las emociones
con la pluma de un ángel.
Destrozada mi alma
de clavarme en el corazón
una luna de cristal sangrante.
Y una rosa plastificada.
Destrozados mis veinte años.
de tanto como los arrastre
por  las calles afiladas de la vida.
Y destrozada mi poesía
De tanto como quiso romper la barrera
de la sangre y de las metáforas.
Destrozada una y mil veces.
Con mi alegría hechas jirones.
Con mis lágrimas siendo piedras
que arañan mis mejillas.
Y con mis ojos convertidos en dos cielos vacíos
en donde se muere la luna de nostalgia.
Soy una sombra dura.
Un espíritu que se desprende hilo a hilo
Sobre una pradera de cristales rotos.
Y sobre un páramo de labios hundidos en la tierra.
En un pedacito de tierra.
Donde una cruz señala el lugar exacto
de la muerte de mis esperanzas
Y donde mis manos fueron arrancadas a mordiscos
por las flores de mi melancolía.
Destrozada piel a piel.
Y verso a verso.
Me desprendo sobre la noche.
Dejando sobre el paisaje pseudo rojo que palpita
Mi perfil de muerte almidonado.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Verano del 88.

Vamos pisando los escombros
de aquella vida.
Reducida a un latido seco de alquitrán.
Dejando nuestras huellas
Sobre un lienzo que se desprende hilo a hilo
bajo nuestros pies.
Nos reducimos al instante ultimo
de nuestra ultima sonrisa.
Antes de sucumbir a la mueca inamovible
de nuestra primera muerte
ante el espejo.
Nos creíamos eternos.
Pero somos un recuerdo vivo
En una ciudad que fue arrasada hace ya mucho tiempo.
por los fantasmas grises de nuestro ayer.
En nuestra mejilla aun nos sangra el primer beso.
Aquel que fue una puñalada roja
que recibimos furtivamente a los once años.
La melancolía nos devora lentamente
los párpados y los latidos.
Dejando nuestra alma reducida a una pequeña flor
que cierra sus pétalos
y muestra un pequeño esqueleto.
Las horas son mariquitas
que muerden lentamente la punta de nuestros dedos.
Y los años
diminutos  violines de sangre
que resuenan dentro de nuestro pecho.
Ya no queda mas que un suspiro entre las paredes.
Y una bota en medio de la plaza.
Una fotografía de tu y yo agarrados de la mano.
Perdida entre los escombros.
Escombros de una vida
que ya no es
mas que la sombra de aquello que una vez fuimos.
Juego,melodía,imagen.
Sueños infantiles mezclados con el café.
Nada nos mantiene unidos a la infinita madrugada.
La ciudad es un gran pozo
donde se hundieron las noches y los poetas.
Y ya no queda sitio
Para la belleza dormida en aquel verano del 88.
Cuando nuestros labios
fueron aquellas navajas que tatuaron en nuestras mejillas.
Aquel primer  ''te quiero''

domingo, 17 de septiembre de 2017

Eramos niños.

Eramos niños.
pequeñas siluetas recortadas sobre el paisaje.
Un sueño que se vuelve enredadera
y abraza a otro sueño.
Vivíamos dentro del corazón del aire.
Ocultos de todos los luceros caníbales
que querían arrancarnos la flor del labio.
Eramos niños
Sin miedo a la noche asesina
de nuestra pequeñas palomas de papel.
Y sin la amarga sensacion
de tener una polilla de cristal rondando
nuestra sangre.
ni los cuervos de las horas oscuras
picoteando nuestras pupilas recién dibujadas.
Eramos niños.
Pequeños suspiros multicolores.
en un jardín donde mueren lentamente los juegos.
Fantasías vivientes de una realidad
que va poco a poco mostrando su perfil mas podrido
por los gusanos del tiempo.
Y su desgastado esqueleto.
De todas las lágrimas amargas que se clavarón
en sus grises huesos.
Eramos niños.
Peces de agua nadando en cielo abierto.
Orquídeas que ríen con mil lunas en la boca.
Y unos luceros que tintineaban juguetones
En medio del caos y del miedo.
Del miedo que produce la vida
cuando esta es una bestia de afiladas garras de hielo.
y te arranca las ilusiones
para alimentar con ellas a las pirañas.
Eramos niños. Solamente niños.
Niños cuyos contornos fueron cincelados
por nuestros recuerdos.
Recuerdos de un ayer perdido y encontrado
en medio de un caja.
Donde nuestra piel se fundió con la fotografía.
Y nuestra sombra blanca
era una mariposa que alzaba su vuelo
en medio de un remolino de instantes que dormitaban
en la yema de nuestros dedos.
Eramos niños.
Si. Niños.
Niños que no sabían del llanto de la tierra.
Ni del dolor de
Eramos retazos de una infancia
que se perdía entre los laberintos de la imaginación.
y por aquellos caminos trazados
por la mano de Dios.
¿Y ahora?....
¿que somos ahora?
Reflejos perdidos de nuestros días violetas
Que juegan atrapados en el espejos.
Ensoñaciones líricas que gimen en silencio
la amarga penitencia del adulto.
Durmamos el sueño de aquel primer niño
que consiguió poner su latido marcha atrás.
Cerro los ojos al dolor oscuro de la vida.
Mañana quien sabe...
A lo mejor despertamos con nuestro desnudo pintado
con la pureza del azul.
Y volvemos al origen mas secreto
de nuestra primera sonrisa.
Y al primer instante en el que fuimos
un primer aliento
en boca de nuestro mas intimo yo.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Ay tristeza afilada y oscura.

Ay tristeza  afilada y oscura.
que corta mi corazón herido.
en pequeños suspiros de amores
que se vuelven
tumbas abiertas en mis venas
y larvas caníbales
de mis profundas emociones.










jueves, 14 de septiembre de 2017

El poema de la melancolía romántica de la ciudad:

Un violín
con el diafragma abierto.
Muere tendido en la azotea de un rascacielos.
Devorado por notas negras
y por hormigas blancas.
Y es el beso una mariposa herida
que oculta medio corazón y una luna
entre sus alas.
Hoy cada instante es el eslabón de una cadena.
de fotografías y versos
que se descomponen en millones de lágrimas oscuras
Y polillas de sangre.
Y es la luna. la mandíbula de un lobo
que muerde la frente azulada del mendigo.
Y la boca verde del niño.
Cae la tarde a plomo caliente
sobre los hombros desnudos de un adolescente
que se vuelve un ángel herido de amor.
Y las horas como puñales furiosos
Atraviesan el paisaje de una ciudad
reducida al lomo de un perro callejero.
Y a la sombra grisácea de una polilla que muere
siendo una espina de ceniza
En un párpado recién cortado.
Rojas cascadas de cera derretida cuelgan de los edificios
Como jardines colgantes
de unos labios que ya son besos profanados
con una luna negra.
Y con el tallo de una rosa que se vuelve
un puñal de sangre.
Y una pluma estilográfica.
Son las melancolía en punto.
y en el silencio de una ciudad
Que ya es un  lienzo en negro
donde no hay lugar para las alegrías.
lloran las campanas de la iglesia
como ruiseñores que ocultan alacranes metálicos.
dentro de sus gargantas.
Yo miro el cielo roto en miles de cristales.
que se clavan  como flechas
en las calles en donde agoniza las luciérnagas artificiales
Y en donde los enamorados se emborrachan
Con las ultimas gotas de tinta
que exprimieron de la y del poema.
Es de noche y resuena un afilado grito azul.
El grito de un violín moribundo
Que solloza sobre la azotea de aquel rascacielos.
Donde el beso
se consume siendo aquella mariposa herida
Que que se volvió larva
Ocultando un corazon reducido a sombra.
Y una luna roja entre sus alas.
Cuando muera la mariposa.
Cuando sea reducida a larva.
Cuando aquel violín con el diafragma abierto
Que muere lentamente
sobre la azotea triste de aquel rascacielos.
De su acorde final.
Entonces solo entonces.
Comprenderemos del dolor de la pasión.

Federico tras el espejo(Book trailer)

Entradas populares