jueves, 20 de junio de 2019

Amamos hasta desgarrarnos el corazón

Amamos hasta desgarrarnos el corazón
en pequeñas pieles
y en pequeños pétalos  de sangre.
Hasta que nuestros latidos
fueron las campanas invisibles que anunciaron
una pequeña muerte.
La muerte de cada una de las mariposas
que perdieron sus alas
hasta quedar reducidas a la sombra de un sueño
que se desangra gota a gota
como la cuenta triste de nuestro rosario.

Amamos tanto y tan violentamente
que ya solo queda dentro de nuestro pecho
una calavera roja
donde antes teníamos un corazón.
Tal vez si alguien regara dentro de nuestras cuencas
florezca bajo el ensangrentado marfil
la primera raíz de la flor de la pasión.

miércoles, 19 de junio de 2019

En el jardín de los sueños.

Todas las noches
abre sus entrañas la flor del silencio.
Y su corazón caliente de lucero
palpitó con la fuerza
de la primera supernova.

Y sus pétalos
plumas de ángeles tendidas sobre
el lecho del crepúsculo.
Se abren como horizontes recién nacidos
en donde lo efímero
resulta eterno.

Y no hay otra cosa que una raíz de luna
en el jardín de los sueños.

martes, 18 de junio de 2019

Oscura nostalgia

Recuentas cada pétalo roto
sobre tu alma.
Cada cigarro gritando moribundo
en tu boca.
Cada instante agonizando
en tu paisaje interior.
Y cada lágrima fría cortando
tus ojos.

Todos los veranos son
pieles rotas
extendidas sobre la playa seca
de los recuerdos.
Y las horas se consumen
entre las paredes
de un agrietado corazón de cristal.

Sueñas con un paraíso
clavado en el interior de las pupilas
en el que todo renazca de nuevo
como si el mundo fuera recién pintado.
Y donde no haya mas paisaje
que el verde blanquecino de la esperanza.

Pero solo hay un abismo,
en donde los pájaros oscuros de la melancolía
vuelan en círculos arrancándole la carne,
al unicornio multicolor de tu inocencia.




lunes, 17 de junio de 2019

Implosivo

Retumbo un corazón mecánico
entre dos paredes.
El tiempo se congeló entre los muros
de la ciudad sin nombre.
Y el eco de una lágrima
atravesó la piel de aquellos que son
raíces ocultas entre los huesos.

Una fotografía se quemó
ente mis dedos recién cortados
por la metralla.
Y de sus cenizas surgió un paisaje
donde la muerte era
una postal llenas de flores maniatadas y malheridas.
Y donde no había mas color
que el gris pálido de la sangre descolorida.

Nada quedo tras romperse en mil latidos
aquel carcomido corazón.
Nada. Tan solo la piel calcinada de una arteria.
Que como una cuchilla,
se clavo en medio de aquel
 pulmón de tierra y ladrillo
que antes era un pueblo.

Y que ahora solo es,
la sombra y su ceniza.

viernes, 14 de junio de 2019

comatose

Ante nuestros ojos hay un barranco
repleto de lagrimas oscuras y de flores.
Al que cayeron todos los ángeles
de nuestras horas blancas
con su cuello recién cortado.
Y todas las mariposas color sepia
de nuestros sueños y de nuestras memorias pasadas.
Cada día nace una pequeña sombra
en el interior de las retinas.
Y al llegar la noche de los tiempos
todos los recuerdos desfilan ante nosotros
como fantasmas escapados
de una vieja fotografía.
Todo lo que vivimos y sentimos
cuando estábamos pintados con el brillo del azul
no era mas que un sueño des soñado.
Un espejismo comatoso.
Donde el tiempo era, un abismo al que caímos
clavándonos en nuestro pecho
las agujas del reloj.

jueves, 13 de junio de 2019

Sepia melancolía

Hay una tumba oscura y abierta
en la trinchera de unos ojos
sepultados por los años y por las bombas.
Un abismo oscuro
donde sobrevuelan los gorriones
de la nostalgia.
Y un montículo calcinado
repleto de paisajes con flores de metal oxidado
y vestidos de muñeca.
Cada lagrima era un fragmento gris
de una fotografía.
Y en tus parpados rotos por el tiempo
hay una ventana abierta
por donde se asoman los niños fantasmas
de los veranos pasados.

Sepia melancolía del muerto
que no esta muerto
y es un muerto en vida.

Sepia melancolía del verano
que llora con lagrimas de otoño difuminado
en medio de la plaza 
donde las únicas flores que crecen
son las astillas de los violines
que tocamos hace tiempo
cuando fuimos golondrinas subidas
en lo alto de las alambradas.

Ayer eras un recuerdo.
Hoy ya no eres nada.
Solo la sombra de tu sombra ,
perdida en un laberinto de paredes pintadas con tiza
y la sangre negra de tu mano.

miércoles, 12 de junio de 2019

Soy hija de la oscuridad

Soy hija de la oscuridad.
Una sombra que camina cada noche
entre las angostas calles
donde las flores del tiempo,
se desprenden de su jardín, y me apuñalan.

Bajo esta luna artificial
que se proyecta
desde lo alto de una torre de metal.
Me siento como esa pequeña gota de lluvia
que sueña con ser,
el espejo en donde se refleje el rostro de su madre la mar.


En la ciudad soy,
soy como esa luciérnaga negra y gris
que busca abrirse el pecho
para poder ver su resplandeciente corazón azul.
Y recordar que una vez
fue un pequeño ángel incandescente
que soñaba, con ser estrella  y vivir en la flor de la eternidad


Nadie ha visto como yo
el corazón oculto en los espejos.
Ese corazón de cristal fundido que late constantemente
aunque este dormido.
Ni ha vivido dormida, sobre la hoja de un cuchillo
que es la soledad.


Porque en mi alma, hay otras almas.
Otras almas encadenabas al inmenso pozo de la sangre.
Otras almas noctambulas que como yo
saben perfectamente lo que significa ser hijos de la oscuridad.
Fantasmas con la piel expuesta
que caminan por los angostos laberintos de hormigón
que atan con eslabones y latidos
el corazón brillante y descolorido de la mediocridad.

Federico tras el espejo(Book trailer)

Entradas populares