domingo, 27 de mayo de 2018

Llora la flor de mi alma

Llora la flor de mi alma
Hundida en el jardín del llanto.
Sus raíces convertidas en lágrimas
atraviesan como dagas
mi corazón fríamente amortajado.

Mi corazón es una flor
reducida a la sombra de su tallo.

Y sus pétalos como abanicos de sangre.
Se abren mostrando
un breve espíritu de mariposa errante.
Que devoraba como una oruga hambrienta de amor
los contorno de mi pecho.
Dejando mi corazón reducido a un suspiro amargo.





sábado, 26 de mayo de 2018

Peino las horas tranquila.

Peino las horas tranquila.
Con mis dedos convertidos
en peines de viento.
Total la muerte me espera
al otro lado del sueño.
Y ya siento las gotas de lluvia
arrancarme con sus dientes fríos
pedazos de la piel.
Y a las amapolas crepusculares
echar raíces dentro de mis cuencas vacías
y de mi boca mimetizada
con el río de alquitrán que deja sus labios
marcados en el suelo.
Fibra a fibra voy desenredando
las horas que me quedan.
Y voy trenzando con ellas los hilos
de un corazón nuevo.
Un corazón que ría aunque yo llore.
Y que renazca mil veces de mis cenizas
aunque yo haya muerto.


Frente a este paisaje tranquilo y sereno
de mi soledad y de mi lírica.
Sigo peinado las horas que me van quedando.
Y cuando peine el último minuto
Dejare que la muerte venga a llevarme de la mano.
Y me perderé con ella lejos, muy lejos.
Lejos de la realidad y del tiempo.
Allí en donde se escucha entre las olas

¡Llorar a los espejos!

jueves, 24 de mayo de 2018

Triste corazón mio.

Te herido demasiado
triste corazón mio.
Mortaja de mis pasiones
y de mis sentimientos.
Di de comer tus latidos
a las polillas de mis anhelos.
Tire la piel de mis emociones
a las rapaces de mis amores.
Hambrientas de noches  y besos.
Y eché sus venas juveniles
al pozo de los recuerdos.
Mi corazón es una rosa
momificada en sangre.
Mi corazón gime en silencio rojo
sin que lo escuche nadie.
Mi corazón, es un suspiro herido
que se ahoga en su propio aire.
Sombra escarlata es mi corazón.
Sombra de romances
que la literatura no vio.
Ayer mi corazón era mi luna roja.
Hoy noche oscura de mi dolor.
Lágrima palpitante que sangra
espinas y poemas sobre la tumba abierta
de mi amor.

miércoles, 23 de mayo de 2018

Atrás quedaron las huellas.

Atrás quedaron las huellas.
Cenizas en el viento.
Atrás tus amores.
Las cartas que no recuerdas haber escrito.
Tu historia.
Y tu vida disfrazada de recuerdos.
Cada paso
es un momento que se borra
en el camino desfigurado de la vida.
Cada paso
oculta una fecha que no pertenece
a un año concreto.
Cada paso es un latido entrecortado
en el corazón del tiempo.
Sigues caminando sin seguir ningún camino.
Porque hacia ninguna parte vas.
Porque de ninguna parte vienes.
Eres sombra de ti mismo.
Sombra que se pierde entre los laberintos
de las fotografías y de los espejos.
Una sombra que se borra
como se borra una gota de agua
Cuando se frota con el dedo.
Tu ya no eres tú.
Tú nunca has sido tú.
Eres alguien que transita sonámbulo
por los pasillos oscuramente deformados
de sú propia historia .
Y que va dejando sobre el camino que se cierra.
Las huellas de unos zapatos
que ya tienen desgastadas las huellas de la memoria
de tanto como han andado.

martes, 22 de mayo de 2018

En medio de este mar que hierve

Hierven borbotones de sangre
en la superficie del mar.
Pieles esparcidas por la espuma
se extiende como campos muertos
repletos de cicatrices,pecas,y lunares
que ocultan balas y mendrugos de pan
en su necroso interior.
Un grito humeante de plomo y miseria
retumba como un inmenso taladro frío y furioso
entre las corrientes que dibujan
calaveras bajo las olas.
Tífones de violencia arrancan y muerden
los corazones de los hombres
que sueñan en colchones de miseria y guerra.
Con un paraíso lejos de alambradas
y trincheras.
Y en medio de este mar que hierve
en pompas de ardiente sangre
y estómagos hinchados por el hambre.
Hay millones de bocas sin labios que gritan vida.
Con puñados de sal y muerte
pegados como bombas lapa a sus encías.
Dejando sombras y cuerpos
sobre el páramo azul
a donde acude a sollozar la tierra herida.

lunes, 21 de mayo de 2018

En un campo de minas y pétalos

En un campo de minas y pétalos
las flores estallan de belleza.
Y clavan sus tallos incandescentes
en los corazones palpitantes de la tierra.
Sedosa metralla multicolor
que cortan como esquirlas de primavera
los contornos del paisaje.
Gotas de sangre transparente salpican
las pieles los montes
y los párpados blanquecinos de las nubes.
Restos de raíces y semillas
en el corazón invisible de la naturaleza.
Onda expansiva de lirismo
que golpea con una fuera inmensamente poética
los muros de los campos
como un relámpago de romance.
Y metralla serena.
Dejando sobre el terreno que se extiende
como un cementerio lírico lleno de lapidas multicolores.
Cuerpos de inertes de ninfas
que ocultan mariposas dentro de sus venas.

domingo, 20 de mayo de 2018

Devastación:

La muerte suelta sus cabellos de sangre
sobre los pueblos.
Y extiende su piel grisácea
por todos los rincones donde el dolor
es una mujer que da a luz, un feto de caballo muerto
en medio de la calle.
La guerra es un amplio descampado
rodeado de alambre de espinos y vallas electrificadas.
en donde duerme sus noches
la desgastada dentadura de las balas
que mordieron hace décadas la frente de las calaveras.
Dejando su mordisco de muerte
sobre la piel que oculta bajo sus poros
restos de metralla y ciudades fieramente calcinadas.
Y el miedo un toro que va pastando
sobre las briznas de las lagrimas.
arrancando con su boca,venas y latidos
de los corazones de los niños.
Y atravesando con sus astas oscuras y afiladas
las entrañas de los países.
Y las gargantas de la tierra.
Que ya no ocultan semilla de cereal para el hambre.
Sino plomo y metralla
para la contienda.
Atrás quedaron los paisajes alegres.
Y las plazas coloridas donde jugaron los infantes.
Atrás quedaron los rascacielos.
Los monumentos.
Y el esplendor de las estatuas
Atrás. Muy atrás en el tiempo.
Quedo las plumas de las palomas.
Y las alas del ángel.
Delante de mis ojos quedaron las ruinas.
Y las tumbas.
Como testigos mudos de la tragedia.
Flores inertes de un jardín
que oculta lagrimas secas bajo sus raíces.
Y yo entre los escombros del tiempo y el mudo
veo a la muerte alejarse
dejando uno solo de sus negros cabellos
sobre un pedazo de retal desteñido y calcinado
que quedo del vestido de la niña.

Federico tras el espejo(Book trailer)

Entradas populares