lunes, 18 de febrero de 2019

He quemado las fibras de mi corazón.

He quemado
las fibras de mi corazón.
Y he dejado tan solo
el contorno triste y sombrío
de mi pecho.

Que ya es,
viudo páramo de mis alegrías.
Y calavera de mis versos.
Y un pozo infinito y oscuro
en donde resuenan,
como disparos de sangre
cada uno de los besos.

Besos que mordían mis latidos
con dientes de frío fuego.

sábado, 16 de febrero de 2019

Resaca de besos

Tempestad violenta
en el mar de las emociones.
Resaca de besos y heridas invisibles
en la orilla ardiente
donde el corazón reposa
con su piel extendida sobre el filo de una estrella.
Y con su perfil siendo esa llama
que se enfría lentamente
en el contorno de la noche.
Y en el horizonte donde el tiempo y el romance
luchan a muerte
hasta reducir a un suspiro
la flor que duerme sobre el labio.


viernes, 15 de febrero de 2019

Flor de plomo y sangre

Hay una flor de plomo y sangre
germinando en la tapia
donde solloza un corazón abierto.
Una flor cuyos pétalos son
cuchillas que arañan
la piel de nuestro silencio.
Y cuya raíz tan oscura
como la noche que surge de la sombra
del alquitrán.
Se clava como una flecha incandescente
en lo mas profundo
de una herida abierta.
Un flor de cenizas y venas.
Una flor que grita con una voz
de tierra mojada
y con un eco de fríos huesos.
Una flor llamada muerte.
Que cada noche llora tierra y óxido
por la tapia rota
del viejo cementerio.

jueves, 14 de febrero de 2019

En la fría oscuridad

En la fría oscuridad
donde danzan los fuegos fatuos.
Y la luna es una paloma blanca
con las venas abiertas.
Hay un manojo de estrellas muertas.
Y un árbol de sombra que crece
en medio de un pozo al que caen
los ángeles con las alas calcinadas
por el silencio.
Ese paraíso oscuro donde luchan a muerte
las flores y los llantos.
Es la noche de mi corazón.
Cuando amortajado por los besos
se volvió lapida y sepulcro
de mis labios.
Que ya...mas que flores sangrantes.
Son momificadas cuentas de rosario.

martes, 12 de febrero de 2019

Un beso.

Un beso
es una pequeña muerte.
Entre nosotros
y lo eterno.

Una explosión silenciosa,
con una flor de sangre
dentro de su núcleo.

Y una luz infinita
que se expande
entre dos labios abiertos.

Y dos cadenas de sangre y flores
que se unen.
Atando dos bocas,
en un nudo.

lunes, 11 de febrero de 2019

Aquella noche

Aquella noche
la piel se desprendió del sueño.
Y realidades invisibles
dolieron como bombas
que gestaban puñales en sus estómagos.

Aquella noche el corazón se me abrió
como una flor fresca.
Y todas las emociones
surgieron de mi carne viva
como mariposas hambrientas de un pedacito de mi.

Aquella noche
la luna me mordió los parpados
y las retinas.
Y todas las lágrimas se volvieron
estrellas fugaces
que se clavaron en mi boca.

Aquella noche blanca e infinita sin contorno.
El tiempo se volvió
una raíz oscura
y se clavó en medio de mi sangre
Y en mi alma.

Y me dolió...
como nunca me había dolido.

Las fantasías junto a sus calaveras.

Federico tras el espejo(Book trailer)

Entradas populares