martes, 16 de enero de 2018

Recogeré los pedazos de mi alma.

Recogeré los pedazos de mi alma.
con las manos desnudas.
Aún a riesgo de cortarme las emociones.
Y de que me sangren los dedos
con todos los cristales de lágrimas y sangre.
Que quedaron después
de apretar fuertemente mi corazón
hasta romperlo.
Melancolía afilada.
Dolor de cristales en la piel.
Y entre mis dedos gotean las heridas de esta vida
que ya solo es un alma rota
en mil fragmentos.
Todos clavados en las yemas de mis dedos
Como pétalos afilados
de la flor de mi tristeza por siempre deshojada.

lunes, 15 de enero de 2018

El misterio del poema

Tengo miedo de morir
sin haber alcanzado alguna vez
el misticismo de la rosa.
Sin soñar con el desnudo blanco
de la primera luna de enero.
Sin comprender el místico canto de la lluvia.
Ni escuchar el susurro verde
oculto en los labios de la naturaleza.
Sin vivir en el filo del pentágrama.
Ni en el corazón de la mariposa
que oculta ángeles de agua entre sus alas.
Sin ver una sola vez
el nacimiento del  y la virginidad de las estrellas.
Y sin dormir tan solo una vez
en el útero azul del mar.
Ni haber besado el desnudo puro de la nieve
con mis labios heridos
por la espina roja de la belleza.

Tengo miedo de que llegue la muerte.
y no haber comprendido jamas
el misterio del poema.
De no saber nunca cual es el rostro de la musa.
O si muerden los mordiscos del ángel
dentro de la nuca.

O puede que no exista tal misterio.
Que todo y todos seamos parte de un sueño.
Un sueño de latidos surrealistas.
Y metáforas que gotean tinta y sangre sobre nuestras manos.
Que la poesía seamos nosotros.
Aquello que vemos y que creemos.
Y que la vida sea el mas puro y el mas complicado de sus versos.

domingo, 14 de enero de 2018

Mística poética

Dulce muerte.

Hay un pequeño paraíso
en el ojo del poeta.
Una libélula de sangre volando
en el rincón mas profundo de sus venas.
Y un caballito que subido
a lo alto de sú pecho.
Arranca trozos de piel a las estrellas.

sábado, 13 de enero de 2018

Dolor,poesía y lagrimas.

Dolor,poesía y lágrimas.
Noches con la piel abierta.
Mordiscos de sangre en el alma.
Y parto de azucenas.
Besos de luna y lumbre
sobre la piel invisible del deseo.
Puñales de tinta.
Y cicatrices de noches y promesas
sobre la piel.
Llantos rojos.
Gritos rosas.
Un réquiem para violines.
Y una muerte para piano.
Una mariposa en la garganta.
Una espina en el pecho.
Amor.
Amor.
Amor.
Suspiro húmedo.
Tierra seca.
La manecilla del reloj
perforada en lo mas hondo de la frente.
La juventud dormida
en su delirio de alcohol.
Versos que gritan
con pinta labios y navajas de afeitar
entre los dientes.
Amar es una tumba abierta a locura.
Y yo...
la raíz que crece  en el cadáver de Julieta.

viernes, 12 de enero de 2018

Hoy escribo sobre la piel del mundo...

Hoy escribo sobre la piel del mundo
un suspiro afilado.
Y una poesía que una sombra de paloma
entre dos cunetas plagadas de lirios.
Y entre las lineas que dibujan el fantasma del tren.
Hoy escribo utilizando mi sangre.
Mezclada con la lluvia y con la tierra.
Y con aquella gota de café.
Que la inmensidad de la habitación
Es una pequeña noche sin luna.
donde puede verse reflejada la pupila de una luciérnaga.
Escribo con palabras que sean
Rosas y puñales.
Gritos con piel.
Y afilados susurros.
Realidades que atraviesen el muro de los sueños.
Y metáforas que sean cristales
clavadas en lo mas profundo de las venas.
Palabras que besen.
Que muerdan.
Que arañen.
Escribo para antes de mi nacimiento.
Y para después de mi muerte.
Con cristales en el alma.
Y con flores en el pecho.
Escribo sobre las cornisas con lagrimas.
Y humo de cigarro.
Escribo sobre la tumba de los poetas
la palabra Vida escrita con tinta y sollozos.
Hoy escribo con la manecilla del reloj clavada en mi muñeca.
Y con la mano de la noche oprimiendo mi garganta.
Escribo para dar voz a los invisibles.
Y aquellos que duermen boca abajo.
Con sú esqueleto siendo
la raíz que besa el corazón del fango.

jueves, 11 de enero de 2018

Melancolía gris

Melancolía gris
en el manto de la niebla.
Pequeños puñales de escarcha
sobre la noche serena.

Un corazón azul que late
detrás de un ventanal de luna y hielo
Donde se observa un paisaje
dormido sobre la sombra del invierno.

Un rasgueo de violin
suena entre dos columnas de agua.
y la ciudad es un monte de baho
que respira con cristales de hielo en la garganta.

Una lagrima de nieve
en medio de un mar de plástico y arena.
Se vuelve pez y nada
por las olas afiladas de la tormenta.

Campanadas de luna.
Rumor de lluvia  y cascabeles.
Un coro de ángeles blancos
cantan con metal entre los dientes.

Blanca noche.
Blanca herida.
El cielo es una cicatriz abierta.
Y en mis ojos la luna fría.

Invierno pintado de humo.
Invierno esculpido en el gramaje.
Melancolía gris en el manto de la niebla.
Y mi alma es una estalactita de sangre.

martes, 9 de enero de 2018

Es 14 de febrero...

Es 14 de febrero.
Y galopan los caballos invisibles
de mi sangre.
Con cada campanada oscura
que suena en el corazón del cielo.
Y los mirlos de mi pecho
vuelan entre las ascuas duras
de mi espíritu calcinado por el beso.
Y hay una lavanda roja
mordiendo con saña  todos mis lunares.
y todos mis secretos.
Dejando sobre mi piel
cicatrices en forma de lunas que gritan tú nombre
mientras duermo.
Hoy quiero morir.
¡Si morir asesinada por la lírica!
Ser tragedia romántica de algún poeta.
Sentir dolor.
Dolor de amor.
De un amor tan intenso
que queme y que corte mi alma.
Con su navaja de fuego.
Hasta hacerla supurar cadáveres de mariposas
y embriones de cupido.
Sobre las sábana de mi frío lecho.

Federico tras el espejo(Book trailer)

Entradas populares