martes, 17 de octubre de 2017

Hay olor a llanto en la calle...

Hay olor a llanto en la calle.
Gritos que ocultan labios de mujer,
y dentaduras de caballos
Rompen en cristales y en ascuas
la frágil piel de cielo.
En medio de un pulmón verde
hay una torre de humo
y una muralla de raíces que se abren
como las alas de un fénix malherido.
Caen las horas.
Caen las horas en cadenas de fraguas y alaridos.
En minutos que escupen la rebaba blanda
sobre la tierra desollada.
Y en segundo que son corazones sin sangre
Y pozos donde se hunden las angustias     
junto a las ascuas.
Restos de pétalos y de cenizas
en medio del negro páramo.
Donde los lobos beben lagrimas turbias
de los campos yermos.
Hay una flama que vomita
sobre las manos de las ancianas.
Y sobre los campos de los arbustos y las flores
tienen rostro de oscura calavera.
Y una hoguera que salta contra las ramas
y contra las paredes.
Como un ciervo oscuro
sobre el monte descarnado y marchito.
Un monte con rostro de alarido desfigurado
por tantas llagas de fuego.
Por tantas bestias con rostros humanos
que arrancan con saña pedazos de carne verde
a un paisaje que es un toro que agoniza
junto a su esqueleto calcinado.
Paisaje de horas triste.
donde hay un bosque reducido a su sombra.
Y un infierno en la tierra
donde el demonio llora su vergüenza.
Su vergüenza de belleza y sangre por todas las lomas galegas.
Desde esta ventana  abierta
a los paraísos azules que da lírica.
Hay un viento que trae consigo un olor a llanto.
Un olor que se queda adherido a la piel
como una triste costra de humo y lagrimas.
Un olor a dolor negro
que es una puñalada de azufre
en un pulmón verde viento.

domingo, 15 de octubre de 2017

Crepúsculo de tardes finales.

Crepúsculo de tardes finales.
Dolor de rosa atada a la boca.
Tormento y éxtasis de la noche
cuando el cielo rompe su cadena.
Realidad resquebrajada
en el espejo del sueño lírico.
Un llanto,una risa y una gota de sangre
en el rostro antiguo de mi niñez.
Hoy quiero contar los latidos y las horas.
Cada pulso oculto en una gota de lluvia.
Vivir,morir. Soñar fuera de la piel.
Atravesar siete veces el espejo.
Volver al origen oculto de la primera flor de sombra.
Ser esa mariposa de agua
Que duerma en su pequeño jardín de niebla.
Ser no ser.
Dormir junto a mi sombra.
Cortarme el corazón con un pétalo.
y sentir el dulce dolor de la primavera.
Pero no quiero dolor gris.
Llanto afilado de recuerdos convertidos en polillas.
Ni ese astro negro que supura
por las ocultas llagas de mis labios heridos.
Ni tampoco esa espina de sangre
que se clava en lo mas profundo de mi garganta.
Cae la luna a plomo sobre mi frente.
Las cuerdas de la guitarra muerta
cortan mis dedos fríos.
Y mis ojos no ven mas allá de la tierra que los ciega.
Quiero mi verdad oculta.
Mi verdad del si y del no.
Mi verdad de poeta.
Mi verdad que grita pasión y roja alegría
Con el corazón hundido en la tierra.
Pero hay una polilla mordiendo mis lunares.
Y las campanas de la torre anuncian
la caída del sol sobre las mejillas de los niños.
Mañana vendrá mi primera muerte a buscarme.
Y yo seré olvido,polvo,tierra
en medio de un barranco de antiguas fotografías.
Donde los trigales serán
bocas que beban el resplandor gris de mis pupilas.
Y mi sombra no conozca el dolor
de los estertores finales de la paloma en miniatura
que agoniza dentro de mis venas.
Esa mariposa que hace ya mucho tiempo
fue la paloma roja de mi amor juvenil,
que lamia lágrimas de ángel
de las yemas de mis dedos.
Crepúsculos de tardes finales.
Y mi espíritu oculto entre los espejos azules del ayer.

viernes, 13 de octubre de 2017

Muerta esta la flor de mi sangre...

Muerta esta la flor de mi sangre.
Oculta la luna de mis ojos.
Herida la mariposa de mi piel.
Y hay una niña de barro
que se consumen con mis lágrimas.
Volviéndose una deformada calavera
de lo que alguna vez fue mi infancia.
Hace mucho tiempo que mis poemas gritan
con voces de jilgueros convertidos en sombras.
y que mi espalda es un monte
donde se ejecutan recuerdos cada madrugada.
Hace mucho que mis sueños
ocultan oscuros dientes y muerden mis realidades.
Con sus dentelladas violentas.
Que quiero una vida que no oculte cuchillas
con cada latido.
Y no sentir como siento cada noche roja
el arañazo azul de la melancolía.
No vivir con la frente abierta con la cuerda del violín.
No desangrarme en horas convulsas
y melodramáticas.
Que no son sino lapidas
en el cementerio blanco de mi risa.
Un regusto amargo en mi boca me recuerda
la sensación que deja un beso cuando se descompone.
Y se vuelve manzana de barro
y una mutilada polilla.
Quisiera sacarme las venas
como si fueran profundas raíces .
Para arrancar junto a ellas mi flor de sangre muerta.
Y dejar de sentir ese dolor profundo.
Ese dolor de noches convertidas en trincheras.
Donde mi alegría era un ruiseñor
del que solo quedó su perfil sobre los lunares de mi mejilla.
y su pequeña calavera.

jueves, 12 de octubre de 2017

Discrepo:

Hoy discrepo de todo.
Discrepo de la vida y del sueño.
Del juego y de la muerte.
De la realidad que corta la sangre
con un manojo de rosas.
Y de la sonrisa oculta en la boca de la hiena.
Discrepo de las horas perdidas
y de las noches escondidas tras la mascara del misterio.
Del dolor rojo.
de la caricia afilada y negra
de una hoja de otoño sobre la mano abierta.
De mis manos manchadas de tiempo.
y de la mirada a temporal de la calavera.
Del si.
Del no.
De la melodía oculta en el silencio.
De la carcajada de la luna
De la promesa eterna del te quiero siempre.
envuelta en papel de fumar
Del silencio.
Y de las memorias que se consumen en el álbum
Discrepo hasta de mi propia caligrafía
escrita sobre la arena.
Del llanto dormido en la garganta.
De la suave navaja dormida
en las cuerdas del violín.
Del cielo.
Y de la mariposa que resucita eternamente.
Discrepo del mundo.
De los románticos que se reúnen
para suicidarse en el cementerio de la Almudena.
De la belleza escondida en la lírica.
De la melancolía oscura del violín.
Y del resplandor azul en la pupila del niño.
Discrepo de todo.
De todo menos de ti.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Poema del muerto de amor:

Tanto me duele el alma
de querer como te quiero.
Tanta agonía escondían
Cada uno de tus besos.
Que mi corazón es una tumba.
Y yo soy el muerto.

Muerto de amor.
Y herido de pasiones.
Consumida sombra
Con el ama en carne viva.
siendo un cadáver devorado,
por las mariposas rojas
de mi antigua melancolía.

Suenan campanas en mis ojos
Cae la noche sobre mis pupilas
Y en mi sangre un lirio
abre sus negras flores.
Y yo de amor muerto
Me consumo en la tierra
de mis rojas emociones.

martes, 10 de octubre de 2017

Junto a la copa rota...

Junto a la copa rota.
Mi corazón herido y profanado
Una rosa calcinada
Y la hoja oxidada de aquella cuchilla
con la que me corte las venas
Para escribir con lágrimas y sangre
Un te quiero suicida,
Con el que yo me ría y tú mueras.
Y mueras lentamente como muere una flor hielo
sobre la piel del agua.
Recordando este amor rodeado de instantes
que ocultaban espinas.

Junto a la copa rota.
Mis dedos y mis labios.
El vino de la ultima cena que tuvimos
antes de ser ángeles oscuros.
En esta noche en la luna que se volvió
mortaja y epitafio.
Y yo una sombra roja de tus lágrimas.

Junto a la copa rota.
Mi perfil muerto sobre la mesa.
Un cigarrillo consumido.
Y una nota de despedida.
Mi piel y mis venas junto a mis ultimas palabras.
Restos de cristal y sangre.
Y mi corazón herido y profanado
como único testigo de que ya no me duele amarte.

lunes, 9 de octubre de 2017

En esta noche de astros congelados...

En esta noche de astros congelados
y de lirios reducido a la sangre,
Busco mi blanco perfil de sombra
Dentro del espejo.
Quisiera resucitar a aquella luciérnaga
de resplandor azul.
Que fuí hace mucho,mucho tiempo.
Perdida en medio de un laberinto
de lunas y de sueños que son polillas
Busco mi realidad oculta
a ojos de aquellos que son fantasmas vivientes
de sus propios sueños.
Y la prematura muerte de la flor del hielo.
En una hoguera de amores consumidos
en las cenizas de su propia piel.
Busco el secreto oculto del poema
que solloza dentro de un corazón abierto.
Y el ultimo pulso de la melodia
antes de desaparecer siendo ruiseñor de humo
entre los muros invisibles  del silencio.
Busco morir la muerte de la luz en una gota de agua.
Ser aquella melodía enquistada entre los juncos
que susurran salmos
con las bocas recién cortadas.
Confundirme con el aleteo fantasma de la mariposa
que quiere ser nube y cuchillo
Levantado la piel del cielo con sus alas.
Y renacer siendo una mariposa de humo
que anide dentro de tu pecho.

Federico tras el espejo(Book trailer)

Entradas populares